Saltar navegación

La Madera

Leyendas urbanas sobre la madera:
"Pondré aluminio o PVC para no tener que pintar cada año..."

Los avances actuales en el tratamiento de la madera alargan muchísimo el período de mantenimiento.

Antiguamente la madera tenía que ser tratada cada temporada con aceites o mezclas caseras de limitada duración. Hoy en día existen tratamientos que pueden alargar este proceso hasta cada 10 años o más, en los casos más favorables y un mínimo de 4 años en las orientaciones o lugares de instalación con más radiaciones solares. Así y todo, el mantenimiento es muy sencillo, cuando llega el momento de hacerlo. Recordemos que esto es por la cara exterior de la puerta, ventana o elemento de la madera en general. Por lo que respecta a la cara interior nos podemos olvidar para siempre del mantenimiento.

Debido a la normativa internacional de contaminación, cada vez se investiga más sobre este tema y cada día, los fabricantes de productos químicos están más obligados a eliminar los componentes agresivos y tóxicos de sus productos.

Por nuestro lado, nos decantamos por emplear los productos menos perjudiciales con el medio ambiente y también la salud. Principalmente, productos que utilizan el agua como disolventes. De manera que no tan sólo protegemos el medio ambiente sino que, al mismo tiempo, evitamos evaporaciones de disolventes orgánicos, cuando el objeto a tratar ya se encuentra dentro del hogar.

En ambientes extremos, como los marinos y en lugares que soportan fuertes insolaciones, los materiales que mejor soportan la degradación son la madera, el cobre, el acero inoxidable, la piedra...

La carpintería de interior no tiene mayor problema que las posibles manchas, cuando hablamos de una mesa, un pavimento de madera, una encimera de cocina o baño, o de la humedad que se pueda crear dentro de un baño, etc. Aún así, siempre dependerá del nivel de protección que le queramos dar al objeto en cuestión y del cuidado que esté dispuesto a darle el propio usuario.

Cuanta más protección le queramos dar, más agresivo con el medio ambiente tendrá que ser el acabado. A pesar de esto se están investigando nuevos productos capaces de solventarlo más limpiamente y que, cada vez más, están desplazando a los antiguos y menos respetuosos con la naturaleza.

¿Quieres hacernos alguna consulta?
Vivir con madera