Saltar navegación

La Fusta

La madera es un material obtenido de la naturaleza directamente, es decir, sin transformaciones químicas. Lo que hace que, si tenemos en cuenta una pequeña serie de factores, como la procedencia (talas controladas, repoblación forestal, etc...) puede ser gestionada correctamente.

Cuando el profesional conoce suficientemente bien las características particulares de cada tipo de madera, a la hora de trabajarla, se convierte en un material perfecto para cubrir cada una de las necesidades que el hombre y las condiciones climatológicas puedan exigirle.

Es un elemento muy agradable para contemplar, ver y tocar. Es totalmente reciclable, reparable y transformable. Pero no acaban aquí sus cualidades, es además, fuerte, resistente a flexiones, compresiones y, por lo tanto, flexible. AISLANTE como ningún otro. Cálido sin ser caliente y fresco sin ser frio. Perfectamente combinable con cualquier otro material como pueda ser el vidrio, el hierro, el acero inoxidable, el cobre, la piedra...

La madera permite muchas transformaciones, es decir, no hace falta que siempre que hablamos de madera tenga que ser madera maciza. Hay veces que, por el uso que le queremos dar, es mejor o simplemente suficiente, un tablero de aglomerado rechapado, que es más barato, no se pierde calidad visual y resulta más ecológico.

Las combinaciones que se pueden hacer con la madera y sus derivados, a la hora de hacer cualquier cosa son, prácticamente, ilimitadas.

¿Quieres hacernos alguna consulta?
Vivir con madera